Cristo es el poderoso evangelio que nos libera del poder del mal para salvación

Recibir con humildad y fe el bendito evangelio de Cristo nos libera de todo el poder maligno, fuera de Dios es imposible salir de la fuerza de satanás que sujeta con poder a los que escuchan su voz engañosa. Pero la palabra de verdad, el mensaje de la cruz rompe la mentira del diablo y lo exhibe al liberar a los que por la fe en Cristo acudimos a Dios.

A través de la historia y en este tiempo, para muchos el mensaje de la crucifixión de Jesús es ignorancia y hasta tonterías, porque según ellos, no se puede confiar en alguien que murió tan humillado. Sin embargo, para nosotros la muerte de Cristo tuvo un resultado tan poderoso, que pudo quebrantar el poder de satanás, rompió las cadenas que nos ataban al pecado y nos liberó de la maldición.

Aunque la muerte de Cristo refleja debilidad, lo es porque Cristo se hizo débil voluntariamente, su muerte fue planeada, el murió en el tiempo determinado por Dios y de la manera que divinamente quedó establecido, así que, satanás nunca tuvo el control de la crucifixión de Jesús. Cristo cargó la cruz porque quiso hacerlo, y pudiendo descender de la cruz en la que fue colgado no lo hizo, porque con su muerte todos los poderes del mal serian derrotados. Por lo tanto, la muerte de Cristo es poder y victoria.

Cuando satanás creía estar derrotando a Jesús, él estaba sufriendo su propia derrota, porque con la muerte de Cristo, el que por la fe en él se acerque a Dios no es rechazado, sino liberado del mal para siempre, y tal cosa no puede ser impedida por el diablo. La muerte de Cristo fue tan eficaz y tan poderosa, que a todos los que Dios llama, satanás no puede mantenerlos a su servicio, y tampoco puede quitarles lo que Dios les otorga incluido con la salvación.

Compartir