No orar es como intentar que un pez viva fuera del agua

La oración debe ser nuestro ámbito más anhelado porque muchas son nuestras necesidades materiales y espirituales. Nuestra vida depende de Dios, y la oración es un medio por el cual vamos a Él buscando su manifestación para sostener nuestra vida.

Siempre debemos poner nuestro corazón en la presencia de Dios a través de la oración, porque en el corazón es donde ese encuentran las virtudes, pero también los defectos, ahí se almacenan los sentimientos negativos y positivos, con el decidimos amar a Dios, pero ahí también se gesta el desamor y el desánimo.

Debemos orar sin cesar porque muchas son nuestras necesidades, y nuestras debilidades, pero lamentablemente el ser humano ora poco, por lo que una de las necesidades de la oración debe ser, por nuestra poca responsabilidad para orar. Debemos estarnos estimulando a la oración, hasta hacer de la oración nuestro habito más anhelado, porque de esto dependerán nuestras victorias y nuestros frutos cristianos. Y porque a través de la oración Dios tratará con nuestro corazón, y nos fortalecerá para hacer siempre su voluntad y que de esa manera nos vaya bien.

Compartir