No temas de lo que se levante contra ti porque Dios te protege

Dios tiene el poder para protegerte de cualquier cosa por muy fuerte y peligrosa que sea, él es poderoso y, ya desarmó a satanás triunfando sobre el en la cruz del calvario.

“Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.” Isaías 54:17 RVR1960

Aun la lengua afilada con mentiras no nos puede causar ningún mal, porque seguramente toda cosa mentirosa en contra nuestra Dios la canalizará para nuestro bien, aunque Dios no pasará por alto tal acción, porque los chismosos y mentirosos serán destruidos en el infierno junto con satanás, porque todo mentiroso es hijo del diablo quien es mentiroso desde el principio.

Ciertamente Dios puede permitir que recibamos un golpe violento, pero el bien que Dios traerá será más grande, y el consuelo que nos dará será muy especial en la vida. Dios convertirá esta situación en algo que fructifique en su reino, y su recompensa para nos0tros será abundante por soportar, aunque sea con su ayuda, y además, estaremos preparados para mejores y más grandes cosas.

Es muy común que satanás use la lengua afilada de muchas personas, incluso, la de supuestos líderes de la iglesia, y puede ser que sus dichos se clavados profundamente para causar mucho dolor y para hacer sangrar, pero Dios no permitirá que tal cosa sea mortal. Sin embargo, si estas personas no se arrepienten, el golpe que Dios les dará será en la cabeza, tal y a como golpeó al diablo, quien es mentiroso desde el principio.

Así que, no temas ni te defiendas con tus propias fuerzas, y cuando veas caer tu imagen a pedazos no te desanimes, ni te sientas destruido para siempre, porque de todos esos pedazos Dios te reconstruirá, y hará de ti alguien más fuerte, un mejor versión, más consagrado y más productivo. Así que, ten en cuenta que si te destruyen, es la oportunidad para que Dios te reconstruya a su agrado y conforme a su imagen.

Compartir