Con la oración podemos buscar en Dios  la fortaleza y la sanidad de nuestro cuerpo

Es una bendición poder orar por la  fortaleza, protección y sanidad de nuestro cuerpo, si lo hacemos de manera correcta no dudemos que Dios nos oirá y actuará con su abundante misericordia.

Este tiempo que hoy nos toca vivir es un llamado a retomar lo más valioso que tenemos ante todas las crisis, es la oración con la que podemos buscar la misericordia de Dios, es la ocasión oportuna para implorar a Dios su gracia, ya que nos promete sanidad. Dios nos presenta una condicionante para beneficiar nuestras vidas con la salud, la cual tiene que ver con conocer su nombre y andar bajo su temor. Conocer el nombre de Dios es saber que es santo y por ello debemos santificarnos, es saber que es Todopoderoso, por lo tanto debemos estar sujetos, sabiendo que se merece nuestra obediencia, pero que también es digno de confianza.

Cuando un hijo de Dios enferma es atendido divinamente cuando se busca la intervención de Dios. La forma en la que Dios ve por el enfermo es diversa, lo cierto es que la enfermedad no le causará más daño que el que Dios permita. Si la enfermedad avanza y causa la muerte será porque Dios así lo permitió con mejores propósitos que la misma vida, ya que nosotros sabemos que nuestro cuerpo será recuperable, que aquí es temporal, pero que recibiremos uno nuevo, que jamás volverá a sentir dolor, no morirá y nunca ofenderá el nombre de Dios, siendo esto último es nuestro mayor anhelo.

Vivamos respetando a Dios y sus normas, así estaremos saciados, fortalecidos y también nuestro cuerpo estará saludable conforme a la voluntad de Dios, pero todo esto debemos pedirlo en oración. ¿Alguna vez te has preguntado que nuestra salud podría estar mejor si nos consagramos más a Dios? ¿Has pensado que si tuviéramos el hábito de orar a Dios con fe nuestra vida estaría más saludable? Este tiempo es oportuno para ampararnos en la oferta de Dios de brindarnos salud, por lo cual, con seguridad y en humildad debemos orar para que derrame sanidad a nuestro cuerpo y lo proteja  de todas las enfermedades.

Compartir