Recibamos el evangelio con alegría y la alegría del evangelio

Que nada nos haga perder la esencia como creyentes en Cristo, que ninguna tribulación nos quite el gozo que nos da la presencia del evangelio en nuestras vidas.

Lo mejor que podemos hacer en estos tiempos difíciles es recibir el mensaje de salvación que Dios nos ofrece, debemos atesorar la enseñanza del evangelio e imitar a Cristo, quien nos solamente agradó al Padre celestial con su vida, sino que también venció todos los males de la tierra y soportó con fortaleza, fidelidad y victoria todos las adversidades.

Si las buenas noticias nos causan alegría, el evangelio lo hará más, porque es el mensaje que nos da esperanza en medio de las incertidumbres, es la buena noticia del perdón y de la salvación, porque con el evangelio podemos asegurar nuestro presente y nuestro futuro con Dios.

El poderoso evangelio es recibido por el poder del Espíritu Santo, porque por él somos convencidos de nuestro pecado, y convencidos de la oferta del perdón a través de evangelio, lo aceptamos genuinamente y con alegría.

Por el evangelio podemos estar en gozo pese a las circunstancia, ya que Cristo es la respuesta para cualquier situación de nuestra vida, por él podemos soportar con gozo la peores adversidades, ya que el venció y con la fe puesta en el también nosotros podemos vencer, además que nos ha prometido estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Compartir