Si ponemos nuestra fe en Cristo saldremos adelante

Dios ha tenido siempre misericordia de nosotros, confiemos en él, creamos en Cristo y en su obra, porque esto es la provisión de Dios para librarnos de poder del mal y de las tinieblas de este mundo. Si es necesario que tengamos que padecer por un tiempo, tengamos la confianza que Dios nos hará perseverar en Cristo hasta que recibamos la gloria del cielo.

«Cuando la tristeza toma control de nuestra vida y cuando la confusión por los problemas oprime nuestro corazón dejamos de ser productivos, así nuestro presente  y futuro serán oscuros e inciertos. Esta realidad es por sentirnos imposibilitados, pero además, sin la ayuda de nadie, es por esto por lo que debemos poner nuestra fe en Cristo, él dio su vida para que estemos bien, para que nada adverso nos confunda y nos haga perder el rumbo.»

Dios tiene un gran propósito para tu vida y sobre él te llevará, pero el enemigo de nuestras almas quiere tu mal, por eso tratará de sembrar en tu corazón la duda y la sospecha de que Dios no está contigo cuando sufres. Debemos reprender a satanás con el ejercicio de nuestra fe en Cristo, la cual implica ser perseverantes en medio del dolor y de las pérdidas, a pesar de las tribulaciones, pero para esto tenemos que estar velando y siempre orando como muestra de nuestra total dependencia en Cristo.

Cuando en el corazón, en donde brotan los pensamientos, las decisiones y las acciones, se almacena una mezcla de sentimientos negativos, miedos, palabras negativas y la percepción de una realidad turbulenta, el ánimo decae, el deseo de continuar con lo que se venía haciendo se diluye. Es por esto, que debemos llenar nuestro corazón de las palabras y promesas de Jesús, debemos creer todo lo que nos ha dicho, porque todo nos asegura fortaleza, gozo, paz y al final la victoria aun en los tiempos más dificultosos.

Compartir