Clamemos a Dios por misericordia y salvación para nuestra vida

Aunque Dios siempre nos ha mostrado su misericordia y nos ha provisto el medio de salvación, debemos pedirle que cada día nos viste misericordiosamente y que nos dé el entendimiento espiritual para abrazar por la fe a Cristo y sus promesas.

«El Propósito de Dios, y por lo mismo el anhelo de su corazón, es nuestra salvación, es que cada día estemos bien, que disfrutemos vivir en esta vida y que tengamos la esperanza de la vida en gloria con él.»

Hoy tenemos la oportunidad de buscar en Dios, de clamar a él por todas las promesas de salvación y de bendiciones, ya que Dios encamina todo lo que nos sucede para sus buenos propósitos, así que seguramente, en la experiencia de este día nos encontraremos con el buen propósito de Dios; él quiere salvarnos.

Mediante Cristo, Dios ha puesto a nuestro alcance su misericordia y la salvación, Cristo ha venido para hacer posible el que podamos encontrarnos con Dios, y que podamos aceptar el ofrecimiento que nos hace todos los días para ser salvos y vivir en eternidad. Así que, si hoy le pedimos a Dios que nos salve, que nos libere del poder y de la maldición del pecado, él lo hará, porque él puede y quiere hacerlo.

Compartir