Busquemos la alegría eterna en Dios

Dios a través de Cristo es el único que puede darle verdadera alegría a nuestra vida, por eso debemos aprender a mirar hacia el cielo, debemos aprender a llevar nuestra vida a Dios, y debemos comenzar con buscar el perdón que necesitamos, pues al sentirnos perdonados y llenos de vida eterna es lo que nos da la verdadera felicidad interna.

La confianza que tengamos en Dios nos da seguridad, la certeza de su poder nos hace vivir esperanzados en medio de nuestras imposibilidades y por su misericordia podemos ser suplidos en todas nuestras carencias. Por todo esto, siempre debemos aceptar lo necesario que es Dios en nuestras vidas y debemos usar todos los medios que nos ha provisto para permanecer en comunión con él y siempre unidos a través de Cristo. Traigamos a la memoria con la palabra de Dios todo lo que nos ha prometido y oremos todo el tiempo y seguramente el gozo del señor será más abundantemente en nuestra vida.

Compartir