Dios es el creador de nuestra vida y autor de nuestro propósito

Si Dios nos ha permitido nacer en este mundo es porque tiene buenos propósitos en nosotros y con nosotros. Debemos aprender a depender de él en todo; él es la fuente de nuestra vida, sustento y propósito para vivir, siempre dando frutos para su gloria, lo cual nos permitirá disfrutar la vida.

“Cada proyecto personal, meta, pensamientos, sentimientos, decisiones y acciones deben reflejar la gloria de Dios, primero, por que lo hacemos para él, y segundo, porque todo será prosperado.”

Siempre debemos dar testimonio de Dios con nuestros actos, nuestra vida debe anunciar quién es nuestro hacedor y el que nos sustenta siempre. La maldad de los incrédulos debe ser contrarrestada no por nuestras acusaciones y juicios, sino con nuestro bien y testimonio que manifieste honra a Dios.

El evangelio debe correr por nuestras venas, nuestra esencia de vida debe ser Cristo en todo, así seremos siempre de bendición en el mundo y nunca nos faltarán las bendiciones de Dios. Seamos buenos administradores de esta vida que Dios nos dio y de todos los recursos que nos da para vivir siempre prosperando. El éxito no está en lo mucho, sino en usarlo todo para la gloria de Dios.

Compartir