Por Cristo podemos disfrutar de Dios para siempre

Dios es la fuente de nuestra misericordia, por lo tanto, debemos estar seguros de que esta no podrá faltarnos. Nunca debemos retrasar la búsqueda de nuestro perdón o de todas las cosas, puesto que Dios siempre tiene disponible para nosotros todo lo necesario espiritualmente, y además podemos buscar en él el pan de todos los días, ya que su actitud hacia nosotros es mejor que la de un padre bueno que sustenta a sus hijos.

«No sólo Dios pose todo lo que nos hace bien y nos permite disfrutar esta vida y la venidera, sino que también nos ha abierto el camino para poder acceder a él y a sus bondades, además nos ha abierto los ojos de la fe, para que precisamente podamos creer en Cristo quien es el camino a él, el que nos une con él y nos permite disfrutar de todas las cosas que ha determinado para nuestro bien desde la eternidad.»

En la condición de pecadores esclavos de satanás se vive sujetos a la mentira, puesto que el mal destruyó la capacidad humana para conocer la verdad, por eso es por lo que únicamente, mediante Cristo podemos conocer a Dios y salir de las mentiras de satanás, en donde cada promesa del maligno es falsa y al final el placer se convierte en el peor dolor infernal. Sólo la aceptación del evangelio puede cambiar nuestra condición y rumbo, porque el evangelio es Cristo, el que nos alumbra en la mente y en el corazón para vivir en la verdad, porque él es la sabiduría de Dios para conocer la verdad y ser salvos.

Hoy podemos recibir como mayor bendición la vida eterna si dejamos a tras nuestra incredulidad, si no despreciamos a Cristo para vivir conforme a sus palabras. No esperemos para mañana, hoy es el día para abrazar a Cristo y sus ofrecimientos gloriosos, por eso nos dice; “Yo soy”, porque precisamente, es a el al que necesitamos y Dios nos lo ha ofrecido para que disfrutemos vivir eternamente al creer por la fe. Unámonos al Padre celestial por Cristo y disfrutemos de él para siempre.

Compartir