Confiemos en Dios para dormir en paz

La paz es una bendición maravillosa que llega a la vida humana sólo por el medio perfecto de reconciliación, es a través de Cristo quien nos une con Dios y logra que todas las promesas de Dios sean nuestras bendiciones cotidianas. La paz con Dios nos hace ser uno con él, así queda resulto el distanciamiento que había por causa del pecado. Por esto es por lo que debemos tener plena certeza, que, aunque hoy tengamos muchos problemas, necesidades y enfermedades Dios nos ayuda. Así que, sin afán pidamos a Dios, pongamos todo en sus manos y durmamos tranquilos.

La falta de paz quita el sueño y cuando no hay paz en la vida es porque no hay comunión con Dios, y esto es porque falta conocer más el evangelio, se necesita prestar más atención a la palabra de Dios aceptando en el corazón que Cristo es nuestra paz.

Por lo tanto, si hoy no puede descansar debes buscar la solución en el evangelio. Confía que Cristo ya sufrió para que nos sufras más por tus pecados, el padeció soledad para que hoy creyendo en él disfrutes la presencia espiritual de Dios. Cristo se hizo pobre para que hoy no te falte ninguna riqueza espiritual, y venció el mal para que tengas la protección de Dios y para que tengas la certeza de que en medio de tus angustias todo estará bien. Así que, descansa confiando que Dios está contigo y se encarga de tu vida.

Compartir