Es muy importante buscar la sabiduría

Nuestra vida debe ser receptiva del evangelio porque el evangelio es la sabiduría de Dios, es la verdad de Dios, la Palabra y Cristo mismo es todo esto en la vida cuando lo recibimos por fe. Por Cristo recibimos la vida, cultivamos la vida y somos dirigidos por él en el camino de Dios para vivir sus propósitos y su voluntad. El evangelio nos enseña, así conocemos las promesas de Dios y sus mandamientos, lo cual resulta en vida y en dicha para nosotros.

«Con la sabiduría podemos tomar correctas decisiones y somos guiados a Dios para estar unidos a él en comunión reverente y deleitosa. El todo del ser humano es el temor a Dios, porque precisamente, Dios nos creó para vivir relacionados con él, y así es como podemos disfrutar en él todas las cosas. Dios nos revela su voluntad y propósitos, pero esto sólo puede ser entendido y recibido cuando somos asistidos divinamente con la sabiduría celestial.»

Usemos correctamente la vida y para ello se necesita la sabiduría, porque incluso, son los sabios los que buscan en abundancia y con urgencia la sabiduría. Para esto debemos centrar nuestras vidas en el evangelio, porque así conocemos más a Cristo, recibimos su palabra, la practicamos y crece nuestra confianza en él. Los sabios confían en Dios, porque no existe sabiduría sin conocimiento y con el conocimiento de la verdad somos convencidos por el Espíritu Santo para depender de la obra salvadora de Cristo en la Cruz.

Las implicaciones de la sabiduría en nosotros son bendiciones, pero también esto demanda interés y decisión para crecer en la verdad, para desechar toda vanidad de la vida y sufrir las consecuencias por actuar contrario a la corriente de este mundo que nos opone a Dios. Andar en la verdad de Dios nos permitirá recibir la aceptación de Dios y nos bendecirá, más el mundo nos rechazará y nos llevará al sendero de la aflicción. Si permanecemos en Dios viviendo sabiamente, en fe y firmes en el evangelio, vamos a vencer al mundo que nos aflige, porque lo mejor para la vida humana es vivir bajo el temor de Dios como el principio de la sabiduría. Así que, busquemos con urgencia la sabiduría. 

Compartir