Dios nos da vida por medio de Cristo

Una persona puede sentirse inservible en la vida y sin esperanza. Hay ocasiones en las que podemos llegar a pensar que ya nada tiene solución ni sentido. En realidad, Dios el que nos creó siempre será la esperanza para nuestras vidas y puede sacarnos de cualquier situación por medio de Cristo, del mismo modo, puede cambiar nuestra condición y calidad de vida si por la fe aceptamos a Cristo, quien nos es ofrecido como Salvador.

“Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.” Ezequiel 37:4-6

Por otro lado, muchas personas sienten que son las mejores por su aspecto físico, por sus apellidos, por sus posesiones y por la calidad de la salud. Verdaderamente, todos los seres humanos nacemos con un problema, el más gravísimo de todos; El pecado es el mal que hace que los seres humanos estén muertos espiritualmente, incapacitados para vivir la vida al agrado de Dios, por lo cual, en esa situación de vida se está separados de Dios y bajo condenación. Solamente Cristo nos puede dar la vida espiritual y nos une con Dios y así nos bendice y capacita para vivir en el gozo verdadero.

Cada día debemos ser avivados por el evangelio para que en nuestros roles de la vida diaria seamos productivos, para que demos muchos frutos para la gloria de Dios y para que el pecado cause menos impacto en nuestras vidas. Sin Cristo el ser humano será inservible ante lo eterno, porque por mucho que logremos en esta vida, todo se secará, todo pasará, pero cuando vivimos ejercitados en la fe en Jesucristo podemos tener la vida que dura para siempre y en donde todo lo que hagamos y los resultados serán eternos. Lo seco no produce nada, lo vivo si, por esto es por lo que, hoy necesitamos estar vivo por medio de Cristo, recibamos la palabra del evangelio.

Compartir