Somos salvos cuando clamamos a Dios por medio de Cristo

No importa quienes seamos, cuando clamamos a Dios por medio de Cristo Dios responde conforme a su voluntad, y como el plan de Dios es salvarnos, entonces, cuando buscamos la ayuda de Dios, lo primero que hace en favor de nosotros es salvarnos del pecado y de sus consecuencias espirituales y eternas. Por medio de Cristo Dios soluciona nuestros problemas espirituales y nos da la máxima bendición del evangelio.

«Nuestra fe en Cristo es debido a su obra en la cruz para salvarnos, teniendo el entendimiento y la seguridad de que lo que hizo por nosotros en la cruz es eficaz y suficiente, pues fue resucitado y exaltado majestuosamente después de su derramamiento de sangre y muerte. Como Cristo obedeció perfectamente a Dios y llevó a cabo su voluntad fue recibido en las alturas, lo cual significa que Dios nos recibe por medio de él.»

Cristo quien murió como humano y quien también es Dios, con la muerte derrotó a satanás, nos libera del pecado y venció a la muerte en su resurrección, por eso él es el único camino para llegar a Dios y ser unidos con Dios eternamente. El pecado mantiene a una persona separada de Dios y muerto espiritualmente, pero cuando esta persona busca a Dios por medio de Cristo alcanza el perdón y la vida eterna, así experimenta la salvación que viene de Dios solamente por Cristo.

Cristo nos fue dado por Dios como el Salvador, por eso nació entre nosotros para ser como nosotros, tomando nuestro lugar delante de Dios, esta es la razón por la que Dios lo trató como un malhechor aun cuando no conoció pecado. Tenemos la revelación de quién es Cristo como parte de la gracia divina y por esta misma gracia podemos llamar a Cristo Señor, ya que si no fuera por la obra de convencimiento del Espíritu Santo no podríamos creer en Cristo y por lo mismo tampoco podríamos clamar a Dios por nuestra salvación.

Compartir