Aunque hay dificultades el amor de Dios es nuestro amparo

En los brazos de Dios encontramos tierno recibimiento, ahí nos ofrece un lugar de consuelo y de refugio, por eso no debemos dudar de buscar a Dios y de cultivar nuestra relación con él a través de Cristo. No te derrotes ante los problemas de este mundo, si te doblegas que sea ante Dios, porque cuando con humildad y sometimiento buscamos su ayuda él nos hace más que vencedores mientras nos hace vivir en su amor.

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 8:37-39 RVR1960

Dios sabe cuáles son nuestras luchas todos los días, por eso ha establecido un plan para ayudarnos, y si nos ha bendecido con Cristo quien nos ha salvado, también nos salvará de todas las cosas. Pero no pensemos que para estar verdaderamente bien uno no tiene que pasar por tribulaciones, creamos que Dios nos bendice más si es su voluntad que seamos atormentados por los sufrimientos de este mundo. Dios siempre hace que su pueblo saque buenas cosas de las adversidades, él es bueno, poderoso, amoroso y tiene decretada nuestra salvación.

Dios quiere que nos sintamos muy amados y bendecidos, por eso hay que confiar en él y con total obediencia debemos aceptar su voluntad. Cuando estemos en los sufrimientos pensemos en los resultados de esos procesos, pensemos que ahí está Dios para fortalecernos, para brindarnos su amor y para que nuestros padecimientos no sean en vano. Procura que todos los días se abra más tu entendimiento espiritual para aceptar el plan de Dios, para confiar más, para que conozcas sus promesas y la obra de Cristo. Así que, aun cuando mires tus circunstancias difíciles y tu vida en medio de ellas no dudes del amor de Dios, ampárame en él y verás su gloria en tus luchas.

Compartir