Vivamos en gozo y felicidad

Cuando nuestra vida está centrada en la palabra de Dios, así estamos alineados en el plan de Dios con el que quiere que nuestra vida se alegre por todos los beneficios que promete. Dios nos ha revelado su palabra para que podamos estar siempre en la verdad, para que nuestra vida sea liberada del pecado, porque la Biblia nos señala a Cristo como el Salvador. Cuando aceptamos a Cristo en nuestros corazones es cuando podemos estar bajo los favores de Dios y podemos disfrutar el gozo verdadero y la felicidad celestial.

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.” Salmos 1:1-2 RVR1960

Hay que rechazar la mentira de satanás que impera en las personas que niegan a Dios y su plan de salvación. Las personas mundanas son aquellas que no tienen una visión de lo celestial y eterno, son los que fincan su esperanza en sus propias acciones y en las cosas de este mundo, por eso viven dependiendo del sistema mundano. Es satanás el que impera en el mundo con ese sistema que se opone a Dios, en donde las personas son guiadas a hacer la voluntad del maligno quien tiene como propósito robar, matar y destruir.

Nuestra orientación en la vida debe ser por la palabra de Dios, por ese sistema de vida y de bendiciones constantes. A diario podemos gozarnos de las bendiciones de Dios, porque nunca deja a su pueblo en ninguna circunstancia.  Si hoy tenemos problemas, necesidades y cualquier clase de adversidad, en Dios encontramos la respuesta, él nos revela sus promesas y por eso podemos alegrarnos a pesar de las dificultades.

Procuremos todo el tiempo que la palabra de Dios esté en nuestros corazones para que salga todo lo malo que habita en nosotros y seamos diligentes para rechazar lo falso de este mundo, las mentiras de satanás y para que acomodemos nuestra vida a la Palabra de Dios para que así nuestra vida esté construida en la verdad y vivamos en gozo y felicidad.

Compartir