Dios quiere que vivamos en Cristo dando frutos espirituales

La vida nueva en Cristo es la vida que agrada a Dios, y esta es la vida que Dios quiere para nosotros, porque ahí es donde vamos a conocer la cima espiritual y vamos a obtener los logros en todos nuestros roles cotidianos como bendiciones de Dios. Dios quiere prosperar nuestra vida, pero esto es a través de nuestra fe en Cristo, por eso debemos abrir nuestro corazón a Cristo y vivir centrados solamente en él.

«El evangelio es lo que debe dirigir nuestra vida, por eso hay que tener el interés de conocer más la palabra de Dios, de ser oidores del mensaje del evangelio y practicarlo de todo corazón, convencidos que es la verdad de Dios para nuestras vidas, para que conozcamos a Cristo, la voluntad de Dios y para que seamos conducidos hasta ese gran propósito de Dios para conquistar todo lo bueno que él quiere darnos.»

Nuestra manera de ser depende de nuestra condición espiritual, y de acuerdo con nuestro ser será lo que hagamos, en esto consiste nuestro estilo de vida y nuestros logros. Una persona que vive bajo el poder del pecado siempre estará bajo la influencia de satanás para hacer los deseos del maligno, y esta es la vida que se opone a Dios, y por lo mismo, aunque se logren muchas cosas en este mundo todo eso es vanidad, es pasajero y no dará satisfacción al alma.

Necesitamos la vida conforme al plan de Dios, porque él de manera anticipada ha preparado todo para que en Cristo tengamos una naturaleza libre del pecado y para que así todo lo que hagamos sea bueno para su gloria y para nuestro verdadero deleite. Si el evangelio no toma lugar en nosotros nuestra vida no puede salir de esa miseria espiritual, no agradamos a Dios y siempre nos faltará lo más importante, porque si Cristo no está en nosotros hoy no podemos vivir bien y en el porvenir nos encontraremos con la condenación eterna. Hagamos hoy el deseo de Dios e iniciemos esto dándole lugar a Cristo en nuestra vida y así llegarán los frutos espirituales que Dios espera de nosotros.

Compartir