Espera el tiempo que sea necesario

Esperar en Dios en medio de todos los tiempos es característico de quienes poseen la fe correcta. Cuando esto es real en nosotros, consideramos que ni aun las mejores cosas o tiempo se comparan con el hecho de poseer a Cristo y todas las bendiciones que de él emanan. Por esto, en todo momento hay que darle la gloria a Dios y depender siempre de Cristo. Cristo es lo más importante y es suficiente para el bien de nuestra vida.

«Si las dificultades son muchas, al tener la fe correcta tendremos la seguridad de que Dios está con nosotros y él supera todo lo malo que venga sobre nuestras vidas, así podemos orar y esperar en él con la plena certidumbre de que vamos a estar bien, por el sólo hecho de que está con nosotros y opera a nuestro favor.»

Satanás trata de usar cada situación, ya sea buena o mala para distraernos, para que no pongamos nuestra mirada en Dios, y así es como las personas terminan engañadas y por lo mismo mal. Si las cosas están bien en nosotros debemos darle toda la gloria a Dios y estar mirando siempre lo eterno y glorioso, sin dejar que lo físico y material nos deslumbre. Si hoy las circunstancias son muy fuertes en nuestras vidas, que esto no nos haga vivir miserables, porque el que hace posible lo imposible, nos ayuda en todo y ahora mismo espera nuestra confianza y oraciones.

Por sobre todas las cosas confía en Dios, el nunca falla, cumple sus promesas y sus obras son reales en la vida de sus hijos, ya que quiere lo mejor para nosotros y nada ni nadie puede detener sus planes y propósitos, en los que él quiere que disfrutemos de él para siempre, esto es que seamos salvos y que todos los días tengamos sus bendiciones. Pídele a Dios lo que necesitas en este momento, y espera conforme a su voluntad consciente que el tiempo y la forma de su respuesta será siempre la mejor, por eso nunca debes dejar de confiar en Dios, ora siempre y espera porque él hará.

Compartir