Es bendito el que confía en Dios

Cuando confiamos en Dios su bendición nos hace prosperar pese a cualquier situación o condición humana. La bendición de Dios no puede ser opacada ni aun en los momentos más adversos de nuestras vidas, no solamente permanecemos estables cuando las cosas no marchan bien, sino que también podemos disfrutar, estar en gozo y en paz y, siempre dando los mejore resultados para la gloria de Dios. Hoy es un buen momento para comenzar a confiar verdaderamente en Dios.

“Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.” Jeremías 17:7-8

La persona que confía en Dios tiene como posesión la vida y,  a causa de su fe en Cristo puede estar firme en cualquier tiempo difícil. La fuente para la vida y todo lo que se necesita es Dios. Así es como por Dios podemos sobrevivir los tiempos de sequedades, y a pesar de esto no dejamos de dar frutos, porque todo lo que se necesita se extrae mediante la fe en Cristo.

La ruina de la vida humana no se resuelva con las cosas materiales que poseemos y que acumulamos. La solución es ser unidos a Dios a través de Cristo, después de nuestro arrepentimiento y conversión. De esta manera es que recibimos todo lo que un creyente en desarrollo necesita, con lo que también podemos vencer las pruebas y tribulaciones.

Por eso es por lo que, en lugar de marchitarnos en los momentos de sufrimientos, reverdecemos, nos fortalecemos y producimos los mejores frutos, porque todo depende de Dios, y al confiar en él, esto será una realidad en nuestra vida.

Compartir

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.