¿Estás preocupada y preocupado hoy?

Tienes que ser consciente de qué es lo que te está preocupando, porque a lo mejor lo que te causa ese afán tiene que ver con tus responsabilidades, porque has dejado cosas a media o porque sencillamente no eres esforzado y esforzada en las cosas que te corresponde hacer en esta vida. En este caso, busca la ayuda de Dios para que tengas un carácter cristiano firme, recibas sabiduría y toda la fortaleza necesaria para salir adelante.

«Por otro lado, los seres humanos solemos afanarnos por cosas que no nos corresponde hacer, es decir, hay cosas que son imposibles para nosotros y debemos aceptar eso. Hay que ser realistas, no podemos tener el control de todas las cosas. En este caso, necesitamos descansar en Dios, porque él es el soberano que tiene el control de todo, y por lo mismo, lo puede todo.»

Hagamos lo que nos corresponde hacer con su ayuda santa y poderosa, y confiemos en sus manos todo lo que no podemos hacer, porque nuestro Dios es bueno y poderoso para ayudarnos; nunca nos negará lo que necesitamos verdaderamente, y su obra siempre se completa. Debemos confiar que Dios siempre está esperando nuestras oraciones de clamor y de agradecimientos; de clamor para buscar su amparo y de gratitud al reconocerlo como nuestro Dios verdadero, porque es solamente de esta manera como nos puede ir bien en la vida.

Toma en cuenta esta palabra: “No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.” Filipenses 4:6-7 TLA

Como te puedes dar cuenta, no hay otra manera para estar tranquilos mental y emocionalmente, sino es con la paz de Dios. Esta paz es el resultado de saber que todo está en las manos de Dios y que él está a nuestro favor, porque Cristo nos ha reconciliado con él. Esto indica, que Dios ya no está airado con nosotros, sino que ahora gozamos de todas sus bondades y siempre le hará bien a nuestra vida. así que, anímate a confiar en Dios y vence tus preocupaciones.

Compartir