Dios quiere lo mejor para nosotros

Dios siempre actúa en nuestro beneficio, siempre busca sacarnos de la vida fatigada por el pecado, constantemente provee su gracia para vivificarnos por todos los procesos dolorosos que hemos pasado por causa del mal. Siempre que busquemos la ayuda de Dios contaremos con El, es por eso por lo que debemos procurar que nuestro corazón no le sea indiferente, porque sólo Dios puede quebrar la pesada vara que nos oprime, sólo Él puede romper las ataduras que nos hacen sucumbir a una vida de maldición por el pecado.

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” Jeremías 29:11-13

Busquemos hoy al Señor en nuestra angustia y nos librará, pero también ofrezcamos a Dios nuestro ser y todo nuestro vivir de corazón sincero. Si lo hacemos así, seguramente el bien y la misericordia de Dios nos seguirán todos los días de nuestras vidas, porque Dios ahora mismo anhela y procura nuestro bien, a pesar de lo difícil del mal que enfrentamos.

El bien que todos queremos para disfrutar la vida sólo es posible cuando tenemos un encuentro con Dios y cuando somos relacionados con él mediante Jesucristo. Nada de lo que hagamos por nuestra cuanta nos puede dar como resultados la paz, ni podemos experimentar el buen propósito de Dios, a menos que aceptemos con sinceridad el ofrecimiento del evangelio, porque sólo por medio de Cristo es que podemos encontrar a Dios y pedir todo cuanto necesitamos y quiere darnos.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.